Nuevas formas de participación juvenil

Los datos aportados por el "Sondeo de opinión y situación de la gente joven" (2ª Encuesta, 2011), son demoledores: "El 92 % de los jóvenes no pertenece a ninguna organización. El 3,4 % pertenece a una ONG el 2,6 % a una asociación y el 2 % a un partido político. Existen nuevas formas de participación juvenil no organizadas: redes sociales e internet, nuevas tecnologías, movimientos sociales, nuevas formas de comunicación, etc." 

Sin embargo, los datos hay que tratarlos como tales, son un reflejo de un cambio de modelo en la participación o pertenencia asociativa tal como la hemos entendido históricamente; pero es necesario un análisis real de los mismos y una correcta traslación a nuestro día a día, en definitiva, un análisis fundamentado en nuestra realidad más cercana, sus necesidades y las potencialidades de las personas jóvenes para valorar esa participación. 

 
A través de este artículo Javier Carnicero Urra, Coordinador y gerente de Portugaleteko Aisialdi Sarea – Red de Grupos de Tiempo Libre de Portugalete (Bizkaia), nos ayuda a desmenuzar la realidad de la participación juvenil en España, desde una perspectiva crítica y en base a su amplia experiencia en el sector. 
 

Tenemos que huir de la siguiente valoración: “sólo un 8 % de los jóvenes pertenece a alguna organización, así que los jóvenes no participan”. Cuando llevamos este dato a nuestra realidad vemos que es mucho más de un 8% la cantidad de personas que participan en nuestro entorno, pero quizá no de la manera en que la estructura, que tanto nos acogota, prevé y necesita para que cuadren sus números y porcentajes como asociacionismo. En cambio, esta nueva participación tan presente e importante en nuestra realidad debe ser tomada más en serio y sobre todo ser mimada y trabajada desde todos los agentes implicados en el trabajo con las personas jóvenes: administración, servicios específicos, asociaciones y clubes. Saliendo de los cauces asociativos como única vía de participación posible es donde está el verdadero quid de la cuestión y nos hará ver en estas nuevas formas de participación juvenil nuevas líneas y proyectos por donde movernos desde nuestros ámbitos.

Como todo cambio social o de estructura, el de la participación también necesita un tiempo para hacerse su sitio, para que las personas que tienen una idea diferente sobre cómo participar vean el “hueco” y como no, para que la sociedad les “dejemos” participar. ¿Somos facilitadores de participación en nuestros espacios, clubes, proyectos,...?

La segunda parte del párrafo introductorio por lo menos deja la puerta abierta a nuevas formas de participación “Existen nuevas formas de participación juvenil no organizadas: redes sociales e internet, nuevas tecnologías, movimientos sociales, nuevas formas de comunicación, etc...” No debemos caer en la tentación de ensalzar y poner de moda estas “nuevas” formas de participación sólo por el mero hecho de ser novedoso, sino por su valor como modelo mucha veces a contracorriente y distinto al marcado por las instituciones y organismos públicos o la misma sociedad y los valores marco actuales. 

Las personas jóvenes buscamos otros espacios y formas de participación distintas a las históricas: ONG, asociaciones juveniles, partidos,... Pero realmente nuestras administraciones, nuestras estructuras y nosotras mismas ¿Estamos abiertas a ese cambio? ¿Nos molesta? ¿Podemos aprovecharlo como oportunidad?...

Debemos partir de la voluntad de las personas jóvenes y el origen de sus nuevas necesidades y demandas de participación para analizarlas e integrarlas en nuestros modelos y estructuras. De esta manera podremos REnovar, REfundar, REestructurar,.... nuestros modelos teniendo en cuenta que la misión y el valor en si mismo de lo que hacemos y proponemos sigue vigente.

Además es necesario tiznar a esta reflexión, sus conclusiones y propuestas del pragmatismo necesario para afrontar la situación y contexto socioeconómico y sociocultural actual y hacerla frente de una manera distinta y creativa. No valen soluciones de siempre para el momento actual, o mejor dicho por si solas no nos valdrán, hace falta algo más.... ¡Manos a la obra!

Autor:

Javier Carnicero Urra. Coordinador y gerente de Portugaleteko Aisialdi Sarea – Red de Grupos de Tiempo Libre de Portugalete (Bizkaia). Un espacio para el apoyo y refuerzo de los grupos del municipio mediante el trabajo en Red y la apuesta por la educación en el tiempo Libre.  Portugaleteko Aisialdi Sarea, pertenece a Kiribil Sarea, entidad socia de federación Didania.

 

Propuestas para integrar nuevas formas de participación juvenil en nuestros centros juveniles

(Extraído de las conclusiones y debates del 17 congreso) 


  • Salgamos al encuentro de los jóvenes, ampliemos nuestros locales hasta la calle.

  • Habilitemos espacios alternativos de diálogo.

  • Construyamos modelos participativos flexibles y diversificados.

  •  Demos valor a nuestro modelo educativo: jóvenes que educan a otros jóvenes.

  • Sepamos dar publicidad a nuestras actividades.

  • Revalorizemos la celebración de la fe como forma de participación juvenil.

  • Demos cabida a todos los perfiles de personas atendiendo a sus capacidades (protagonismo).

  • Eduquemos en la participación a través de la responsabilidad personalizada.

  • Tengamos presencia activa en las redes sociales como medio de participación y difusión.

  • Colaboraremos con otras entidades que trabajen con jóvenes en el mismo barrio o ciudad.

Para saber más: 


 

Fuentes utilizadas para elaborar este artículo


Fuentes externas:

Documentos de elaboración propia: 

 

¿Te ha gustado este artículo? 


Esperamos que hayas disfrutado y aprendido con este artículo. Si es así por favor no dejes de recomendarlo por Facebook, Twitter o cualquier otro medio. Si lo deseas tambieén puedes dejar tus comentarios, inquietudes o ideas. Lo más pronto posible revisaremos tu comentario y lo publicaremos. 

 

AdjuntoTamaño
mesa_3._en_clave_asociativa._nuevas_formas_de_participacion_juvenil.pdf391.37 KB

Financian: