El trabajo en red en los oratorios y centros juveniles salesianos

“El Oratorio-Centro Juvenil está inserto, con otras instituciones educativas, culturales y religiosas-eclesiales en una zona; es decir, en una comunidad humana concreta, con una cultura característica, con un tejido de relaciones humanas y una organización social, política y administrativa determinadas” (Propuesta Educativo-pastoral de Oratorios y Centros Juveniles).

El Oratorio-Centro Juvenil se inserta en un territorio determinado en el que ya están presentes otras personas, grupos, instituciones de diversa índole que trabajan con  los jóvenes. 

En el contexto actual complejo, propio de un mundo globalizado e interdependiente es una necesidad aunar esfuerzos creando redes que permitan reflexionar, compartir y actuar juntos y junto a otros.

Estas redes comienzan en el ámbito local, tanto a nivel interno – dentro de la propia obra salesiana – como externo – otras entidades culturales, sociales, religiosas-eclesiales- haciéndose extensivo también a otros niveles: inspectorial y federativo, estatal y confederativo. 

En el decálogo de participación a raíz del XV Congreso Estatal de Centros Juveniles celebrado en Valencia y en el postcongreso celebrado en León, se apunta la necesidad de ser entidades de referencia en los barrios en los que se ubican los centros, partiendo siempre de un análisis de realidad que permita la adecuación de las propuestas a las necesidades reales de los jóvenes, manteniendo una relación estable con la administración, con una mayor implicación en las relaciones con la Iglesia Local y con aquellas otras entidades que nos permiten aunar esfuerzos, reflexionar juntos, compartir recursos, criterios,  elaborar estrategias que permitan la mejora de la eficacia y eficiencia de la intervención.

El trabajo en red supone un esfuerzo de conocimiento del territorio, del tejido social de nuestros barrios, un interés claro por la participación buscando las personas y estrategias adecuadas, dar a conocer lo que hacemos. Siendo conscientes que la red puede ser muy amplia es también importante priorizar la participación en los foros más relacionados con la juventud. 

Trabajar en red no es sólo una estrategia sino un nuevo modo de situarse ante la realidad donde son importantes una serie de principios tales como la horizontalidad, autonomía, pertenencia participativa, compromiso, sabiendo que todos los integrantes de la red aportan y reciben, participan y lideran. 
 

Orientaciones para el debate



1-. EN RED CON LA COMUNIDAD SALESIANA DE REFERENCIA

“Dios nos llama a ser una comunidad no solamente para los jóvenes, sino con los jóvenes; reafirmando nuestra preferencia por la juventud pobre, abandonada y en peligro. Los jóvenes a quienes abrimos nuestro corazón salesiano, nos piden que acojamos sus peticiones: quieren que abramos de par en par con sencillez y familiaridad nuestras puertas y que salgamos a su encuentro, que compartamos su vida caminando juntos, que comprendamos sus valores, acojamos sus preocupaciones y sepamos ofrecerles espacios de participación” . 

El Centro Juvenil Salesiano es un ambiente pastoral que se inserta en un Proyecto Educativo Pastoral animado por una comunidad salesiana de referencia. Generalmente un salesiano/a de la comunidad ejerce la función de salesiano/a animador/a-director/a del Centro Juvenil. Sin embargo, es importante que el resto de la comunidad salesiana no quede al margen de la vida del centro. 

Por ello es importante que haya, al menos, dos encuentros al año entre la Junta Directiva del Centro Juvenil y la Comunidad Salesiana. Uno de los encuentros podría realizarse a principio de curso para que el Centro pueda presentar a la Comunidad su Programación Anual en la que se recogen los objetivos, líneas de acción, actividades, mecanismos y criterios de evaluación,  presupuesto,  para el curso. Es un buen momento para conocerse y reconocerse, para comentar necesidades, proyectos nuevos, ilusiones, dificultades. El segundo encuentro podría realizarse al final de curso para hacer balance del año. En estos encuentros se puede compartir la mesa de la Eucaristía y la mesa de fraternidad.

Estos encuentros más formales se pueden completar con otros momentos muchos más informales. La comunidad salesiana puede invitar a algunos representantes del Centro (de la Junta o del Equipo de Animadores) con  ocasión de alguna celebración importante, la fiesta de Don Bosco o María Auxiliadora.

El Director/a de la Comunidad, como último responsable de la Obra Salesiana, debería hacerse presente alguna vez durante el año en alguna Junta Directiva,  participar de alguna sesión formativa del equipo de animadores, en momentos celebrativos de la fe, y en algunas de las actividades programadas. 

Es un detalle del Centro Juvenil invitar a la comunidad a sus momentos más importantes del curso para que aquellos salesianos/as que, sus  circunstancias se lo permitan, puedan participar.

2-. EN RED CON LA OBRA SALESIANA DE REFERENCIA A TRAVÉS DEL COS

Desde hace varios años la misión salesiana en un territorio concreto se articula a través de la Comunidad Educativa Pastoral (CEP) compuesta por salesianos/as y seglares. El COS (Consejo de la Obra Salesiana) debería ser el “órgano central que anima y coordina toda la obra salesiana mediante la reflexión, el diálogo, la programación y la revisión de la acción educativo-pastoral” 

Entre las  competencias del COS podemos destacar: 

Elaborar el Proyecto Educativo Pastoral de la Obra de acuerdo con el Proyecto Inspectorial.

Coordinar los criterios educativo-pastorales en el ámbito de nuestra misión a fin de conseguir una acción unitaria y orgánica.

Orientar, cuando lo pida el Consejo Inspectorial, en decisiones que se deban tomar relacionadas con la reorientación o reestructuración de la obra en general o de sus campos de acción.

Favorecer la información y comunicación de los diferentes ambientes, grupos, asociaciones, movimientos, etc. y de las actividades e iniciativas de los mismos.

Fomentar la formación conjunta especialmente en lo referente al espíritu salesiano y su proyecto.

Establecer, dentro de la programación anual, acciones conjuntas (convivencias, retiros, encuentros de reflexión, de oración en los tiempos fuertes, día de la Comunidad Educativa y fiestas salesianas) a realizar a lo largo del año, en orden a construir el sentido de unidad de la Obra.

Revisar la acción educativa-pastoral conjunta de la Obra. 

El Centro Juvenil, como un ambiente más de la obra salesiana, es miembro de pleno derecho del COS y se hace presente, ordinariamente, a través del presidente/a o aquella otra persona que haya sido designada por el centro para este fin, acompañado del salesiano/a animador/a-director/a. El COS es, sin duda, lugar propicio para el protagonismo y la corresponsabilidad de los jóvenes en una obra salesiana determinada.

3-. EN RED CON LA OBRA SALESIANA EN CADA UNO DE SUS AMBIENTES

3.1-. EN RED CON EL COLEGIO

Muchos de los destinatarios de los Centros Juveniles Salesianos proceden de un colegio salesiano de la misma obra. En no pocas ocasiones se comparten espacios comunes (patios, teatro, aulas multimedia, salas, gimnasio, etc.). En este sentido se hacen necesarios espacios de coordinación.

Sin embargo es más importante la comunicación y coordinación a otros niveles. Colegio Salesiano y Centro Juvenil comparten un mismo estilo educativo, salvando la diferencia de los contextos. El Centro Juvenil como espacio de educación no formal en el tiempo libre complementa el trabajo de educación formal que se realiza en el colegio. Ambos pueden unir sinergias de cara a la educación integral de niños y jóvenes.

Sería aconsejable que a principios de cada curso escolar el Centro Juvenil pudiese dar a conocer su oferta educativa a los diferentes claustros de profesores del Colegio, de los que tienen destinatarios. 

Igualmente los animadores del Centro Juvenil pueden participar en otras propuestas educativas del Colegio colaborando con el profesorado en el desarrollo de las mismas (día de la tutoría, convivencias, actividades especiales...etc.).

3.2-. EN RED CON LA PARROQUiA

La Propuesta Educativa-Pastoral de las Parroquias confiadas a los salesianos, hablando de la opción juvenil de la Parroquia Salesiana afirma que “conecta con los lugares de vida de los jóvenes y sale a su encuentro. Se inserta en esta nueva territorialidad y se convierte en un lugar de referencia significativa para los jóvenes. Es, por eso, una comunidad abierta y acogedora en la que los jóvenes pueden experimentar la propia vida y sentirse protagonistas”

La Parroquia Salesiana es el ámbito privilegiado para la celebración y experiencia de la fe. La presencia de un Centro Juvenil puede enriquecer la vida de la Parroquia acentuando su carácter juvenil. De la misma forma el Centro Juvenil puede encontrar en la Parroquia una comunidad cristiana de referencia en la que poder vivir y celebrar, desde la fe,  los acontecimientos más importantes.

En aquellas obras en las que coinciden Parroquia y Centro Juvenil, un miembro del Centro Juvenil debería ser representante en el Consejo Parroquial (espacio de reflexión, programación, evaluación de toda la vida de la Parroquia) de tal forma que lleguen a la Parroquia las inquietudes, necesidades, expectativas e intereses de los jóvenes. 

El Centro Juvenil ofrece itinerarios diferenciados de crecimiento  y de formación humana y cristiana. Por esto, un punto de diálogo necesario entre Parroquia y Centro Juvenil está referido a los procesos catequéticos, especialmente a la Catequesis de Confirmación. El Centro Juvenil, en su itinerario formativo, puede preparar a los jóvenes que lo deseen para recibir el sacramento de la Confirmación, teniendo elementos esenciales en común y momentos de encuentro con otros jóvenes de la parroquia que sigan itinerarios diferentes. 

La Parroquia puede ofrecer a los animadores del Centro Juvenil grupos de crecimiento y maduración en la fe (Comunidades Juveniles Cristianas).

La Parroquia también puede ser lugar de compromiso para aquellos animadores adultos que finalizan su voluntariado en el Centro Juvenil: catequesis de comunión, confirmación, caritas parroquial u otros grupos existentes.

3.3-. EN RED CON LAS PLATAFORMAS SOCIALES

“Con Don Bosco reafirmamos nuestra preferencia por la juventud pobre, abandonada y en peligro; la que tiene mayor necesidad de ser querida y evangelizada y trabajamos, sobre todo, en los lugares de mayor pobreza” 

«Con el mismo amor preferente de Don Bosco y Madre Mazzarello, nos dedicamos a las más pobres, es decir, a las jóvenes que, por diversas razones, tienen menos posibilidades de realizarse y están más expuestas al peligro»  

«En el desarrollo de su compromiso apostólico, los Cooperadores prestan atención preferente  a los jóvenes y, de modo especial, a los pobres, abandonados o víctimas de cualquier forma  de marginación»  

Don Bosco y Madre Mazarello se sintieron llamados por Dios a entregar su vida a los jóvenes, y entre ellos a los más “pobres y abandonados”. Hoy hablamos de jóvenes en riesgo de exclusión social, excluidos, marginados. Son ellos los destinatarios preferenciales de la misión salesiana trabajando no sólo para dar respuesta a sus necesidades inmediatas sino  también en la prevención de las causas que generan estas realidades. 

Para dar respuesta a las necesidades de estos jóvenes han surgido las Plataformas Sociales Salesianas. Los nombres de los proyectos pueden ser diferentes a lo largo de toda la geografía española. Tienen en común el interés por la promoción y la defensa de los derechos humanos y el desarrollo integral de menores y jóvenes en situación de riesgo o de exclusión social.  

El Centro Juvenil Salesiano debería tener también esta sensibilidad especial para atender a los jóvenes con mayores necesidades, no solamente por parte de algunos animadores, sino como entidad salesiana que es. De hecho hay ejemplos de Centros Juveniles que, en la actualidad, están desarrollando importantes proyectos sociales. Incluso algunos de ellos han salido de su lugar habitual para ir a otros lugares de mayor  necesidad. 

El trabajo en red con las plataformas sociales puede servir para:

Que, siguiendo el criterio de normalización,  algunos destinatarios de los proyectos sociales puedan participar de la dinámica de ocio y tiempo libre educativo del centro juvenil. Ello requiere espacios de coordinación, de comunicación, de planificación y evaluación conjuntas, seguimiento de casos. 

Que algunos animadores puedan realizar experiencias de voluntariado con un perfil de niños y jóvenes diferente al que trabaja habitualmente.

Que los pre-animadores puedan realizar prácticas en proyectos sociales que les permitan un conocimiento directo de esta realidad y que les ayude a desarrollar una mayor sensibilidad social.

Que se puedan realizar, conjuntamente, actividades de sensibilización o de intervención directa sobre la realidad de la exclusión social.

Que se pueda introducir en el itinerario formativo del Centro Juvenil cuestiones relativas a la realidad de la exclusión social y criterios a tener en cuenta para una intervención educativa inclusiva. 

Si hay destinatarios de una Plataforma Social en el Centro Juvenil se debería hacer una reunión de coordinación a principio de curso en la que se puedan expresar las necesidades de estos jóvenes y algunos criterios básicos para la intervención con ellos. Es importante que encuentren en el Centro Juvenil un espacio de acogida incondicional, de ambiente de familia. Se requerirá una gran dosis de paciencia porque los procesos suelen ser lentos. Esta reunión inicial se complementará con otras reuniones de seguimiento de los casos y posterior evaluación. Información frecuente, comunicación periódica serán necesarias para una intervención más eficaz.

Si el Centro Juvenil es entidad titular de algún Proyecto Social es importante una buena coordinación entre la Junta Directiva del Centro y la persona referente (Director, Coordinador) del Proyecto Social. Igualmente el salesiano/a animador/a-director/a del Centro Juvenil buscará la manera de hacerse presente en el Proyecto Social.  

 

4-. EN RED CON OTRAS ENTIDADES JUVENILES y CON LA IGLESIA LOCAL.

De la misma forma que es importante el trabajo en red con los otros ambientes de las obras salesianas de las que forma parte el Centro Juvenil, se hace necesario el trabajo en red con otras entidades juveniles y con la iglesia local.

4.1-. Con otras entidades juveniles

Los Oratorios- Centros Juveniles no son una isla en el océano del mundo juvenil. Hay otras muchas entidades de diversa índole que trabajan con y para los jóvenes en las mismas localidades en las que se hallan nuestros centros. Es importante la participación y el trabajo en red con estas entidades, conocer lo que hace cada una de ellas, lo que ofrece al mundo juvenil, su estilo propio de hacer las cosas. 

En algunos momentos nos podemos sumar a iniciativas dirigidas a los jóvenes por parte de otras entidades que tienen estilos educativos similares. Podemos, igualmente, dar a conocer nuestras propuestas para que otros se sumen.

Quizá lo más importante sea establecer puntos de encuentro, espacios de diálogo, comunicación y coordinación  que permitan un análisis de la realidad conjunta sobre las propuestas que se hacen a los jóvenes en un determinado territorio para poder cubrir sus necesidades y expectativas sin necesidad de repetir ofertas.

Todo ello con jóvenes con una identidad cristiana y salesiana, que sepan dialogar con la sociedad desde nuestra propuesta educativa.

4.2-. Con la Iglesia Local

“Hacemos experiencia de Iglesia viviendo nuestra fe en grupo, desarrollando el sentido de comunidad y sintiéndonos parte integrante de la Iglesia en la comunidad cristiana del barrio o de la zona” (Propuesta Educativa-pastoral Oratorios-Centros Juveniles). 

La experiencia de los Oratorios-Centros Juveniles es una manera de ser y sentirse parte de la Iglesia. Ofrecemos a los jóvenes una propuesta educativo-pastoral, que prima la experiencia comunitaria, la expresión celebrativa de la fe, el compromiso por la transformación de la realidad,  que son formas concretas de ser Iglesia. 

Podemos tener la tentación de quedarnos encerrados en lo nuestro pensando que es lo mejor, que no necesitamos aprender nada de otros, que somos “especialistas” en este terreno. 

Es necesario ampliar un poco más la mirada y sentirnos parte de una Iglesia más universal. Una Iglesia que se hace concreta en la experiencia de la Iglesia local. La inserción en esta Iglesia se tiene que manifestar en relaciones de mutua pertenencia. Para ello será preciso cualificar el proyecto educativo-pastoral del Oratorio-Centro Juvenil en convergencia con las líneas de pastoral diocesana, estar insertos en las estructuras de participación aportando la riqueza del propio carisma, y compartir iniciativas, momentos de diálogo, proyectos educativos y pastorales favoreciendo el mutuo enriquecimiento.

 

Autor: 
Segundo García. Coordinador inspectorial de Plataformas Sociales Salesianas. SDB Valencia.

 

Propuestas para mejorar el trabajo en red desde los centros juveniles

(Extraído de las conclusiones y debates del 17 congreso) 


Comunidad

  • Generar cercanía, una mayor relación, tomando la iniciativa nosotros con momentos comunes (rezar en comunidad, cena, convivencia...)

  • Compartir nuestros proyectos de forma reciproca y buscar la cabida a la participación, y cualquier iniciativa que nos afecte mas.

Obra

  • Crear una relación mas familiar y menos corporativa entre los ambientes de la obra. Generar momentos de formación conjunta y reuniones de agentes de PJ.

Escuela

  • Resaltar el valor añadido que da un Centro Juvenil para un colegio y fomentar la relación entre profesores y animadores, y el uso compartido de instalaciones de la Obra.

Parroquia

  • Promocionar la parroquia como una "salida" e integrarnos en su vida y sus campañas desde el Centro Juvenil.

Fuentes utilizadas para elaborar este artículo


Fuentes externas:

  • CG XXV, La Comunidad Salesiana hoy, CCS, Madrid 2002, p. 50.

  • CG XXIV Salesianos y Seglares. Edi. CCS Madrid 1996. Nº 171 Pág 154.

 

Documentos de elaboración propia: 

 

¿Te ha gustado este artículo?


Esperamos que hayas disfrutado y aprendido con este artículo. Si es así por favor no dejes de recomendarlo por Facebook, Twitter o cualquier otro medio. Si lo deseas tambieén puedes dejar tus comentarios, inquietudes o ideas. Lo más pronto posible revisaremos tus comentario y lo publicaremos. 

 

AdjuntoTamaño
mesa_4._en_clave_salesiana.trabajo_en_red.pdf358.07 KB

Financian: