El Proyecto Suriya viaja a Siria para conocer la realidad de los centros juveniles y oratorios

20-05-2019

La Confederación Don Bosco junto con la Comisión Nacional de Oratorios y Centros Juveniles Salesianos de España continúan con el proyecto que surgió como compromiso con centros juveniles salesianos de España y Siria. Desde que comenzó, se han realizado diversas acciones de sensibilización, apoyo y captación de fondos para ayudar a cubrir las necesidades de los centros juveniles salesianos de Siria. Estas necesidades se engloban en tres grandes bloques: material de primera necesidad, materiales para el estudio y para la formación psicológica de los equipos de animación, y por último, material diverso para las actividades lúdicas del centro juvenil.

El pasado jueves 16, Santi Domínguez (Coordinador Nacional de Centros Juveniles Salesianos) y María Alonso (animadora del CJ Mª Auxiliadora) emprendieron el viaje a Siria para visitar a los centros juveniles hermanos de Alepo y Damasco. El objetivo de este viaje es conocer de primera mano la realidad de los centros juveniles de Siria, como están viviendo y qué es lo que necesitan.

Durante la visita, que se está transmitiendo por las redes sociales del proyecto Suriya y de la Confederación Don Bosco, están conociendo la realidad de las personas que viven allí y las condiciones en las que se encuentran la ciudad y los centros juveniles. Además se están entrevistando con animadores, salesianos y salesianas para comprender sus inquietudes y necesidades. “Me quedo con ese mensaje de esperanza de querer cumplir todos sus sueños”, acentúa María Alonso.

Como cuenta Misiones Salesianas, “los Salesianos en Siria han sido capaces de convertir lo ordinario en extraordinario. En contadas ocasiones los centros salesianos en Alepo y Damasco han tenido que cerrar por el peligro de las bombas y los misiles para los menores que acudían a ellos y siempre han sido “un oasis de paz” en medio de la guerra. Miles de menores y jóvenes, y también sus familias, se sienten felices por la esperanza y la paz que les transmite la familiaridad de Don Bosco”.

En este tiempo los menores se han convertido en adultos responsables en medio de la adversidad. Son un ejemplo para todo el mundo y los Salesianos aseguran que reciben lecciones de vida cada día por su alegría y sus ganas de vivir. Son miles de historias de dolor, de sacrificio y de necesidades, pero también de amor, de vida, de esperanza y de superación. “Jóvenes excelentes y llenos de vida, dispuestos a asumir grandes retos por su fe incondicional”, recalca Alejandro León, superior de los Salesianos en Medio Oriente.

Si quieres colaborar, puedes organizar eventos para recaudar fondos en tu centro juvenil, difundir el proyecto en tus redes sociales o hacer un donativo en la cuenta habilitada para ello.
LA CAIXA: ES50 2100 1464 4902 0009 8999
 

Fuente: Misiones Salesianas